trabajador tirador Virginia
Fotografía: Chip Somodevilla - Getty Images - AFP
Washington, Estados Unidos.

El empleado municipal que asesinó a 12 personas el viernes en Virginia Beach y fue abatido por la policía había presentado su renuncia apenas unas horas antes del tiroteo, informaron el domingo las autoridades de esta ciudad estadounidense.

Interrogado en rueda de prensa, el jefe administrativo de este balneario de la costa este confirmó que el atacante, DeWayne Craddock, había renunciado el viernes con dos semanas de preaviso.

“Advirtió a sus superiores jerárquicos esa mañana, el viernes”, declaró Dave Hansen. “Según supe, lo hizo por correo electrónico”.

“Estamos buscando dónde se halla ese correo”, agregó, sin dar más precisiones.

Tras el tiroteo, las autoridades han desmentido rumores según los cuales Craddock había sido despedido justo antes del ataque.

“No fue despedido, y no iba a ser despedido”, insistió Hansen. “De acuerdo a lo que sé, el trabajo del autor (de los disparos) era satisfactorio, era bien visto por su departamento y no tenía ninguna disciplinaria en curso”.

Las dudas persisten sobre las motivaciones de Craddock, un hombre de unos 40 años que pertenecía desde hacía 15 al servicio de obras públicas de Virginia Beach.

Once de sus 12 víctimas eran empleadas de la municipalidad de esta ciudad de 450 mil habitantes ubicado al sur de Washington, donde está emplazada también una importante base de la Marina de Estados Unidos.

Cuatro personas resultaron heridas, tres de ellas de gravedad.

Craddock estaba armado con dos pistolas calibre .45 adquiridas legalmente en 2016 y en 2018 según la policía. Otras dos armas fueron halladas en el domicilio del atacante.