Fotografía: DPA
Wedringen, Alemania.

Un equipo de arqueólogos descubrieron 25 tumbas de la Edad de Piedra al norte de la ciudad de Magdeburgo, en el este de Alemania, según informó hoy la directora del proyecto, Susanne Friederich, de la Universidad Ludwig-Maximilian de Múnich.

Friederich comentó que el hallazgo de 6 mil 500 años de antigüedad cerca de Wedringen son tumbas de incineración de la llamada cultura centroeuropea Rössen.

La experta dijo que se trata de un hallazgo insólito porque en esta cultura a los muertos se les daba sepultura normalmente bajo la tierra.

No son tumbas con urnas, sino que los hoyos de las tumbas tienen un tamaño que se corresponde con el de los entierros de cuerpos enteros”, precisó Friederich.

Sin embargo, en este caso, en lugar de un esqueleto completo, los arqueólogos solo encontraron restos de cadáveres incinerados.

El nombre de esta cultura se debe a que fue en Rössen, que hoy pertenece a la ciudad de Leuna, ubicada en el estado federado de Sajonia-Anhalt, donde se descubrió por primera vez una necrópolis de esta cultura en la década de 1870.