movilidad sustentable Argentina
Fotografía: Martín Zabala - Xinhua
Mendoza, Argentina.

Argentina ha comenzado a incorporar autobuses eléctricos chinos al sistema de transporte urbano de la provincia de Mendoza y de la ciudad de Buenos Aires, en una apuesta a la movilidad sustentable, al reducir el impacto ambiental y mejorar la calidad en los viajes de los usuarios.

Mendoza es la provincia argentina pionera en la implementación de estos autobuses ecológicos, mediante un proceso de adquisición de 18 unidades de fabricación china que comenzó en marzo pasado.

De este número de unidades, seis fueron provistas por la empresa Zhongtong Bus, mientras que las otras 12 corresponden a la firma BYD.

Se trata de autobuses eléctricos con capacidad de recorrer entre 250 y 300 kilómetros antes de ser cargados nuevamente.

En un recorrido dentro de una de estas unidades en la ciudad de Mendoza, Xinhua pudo constatar algunas de sus características en favor de los usuarios.

Las unidades cuentan, por ejemplo, con sistema de climatización y espacio reservado para sillas de ruedas, además de tener capacidad para transportar 26 pasajeros sentados y 57 parados.

El jefe de Tráfico de la empresa Sociedad de Transporte de Mendoza (STM), reguladora de la movilidad en la provincia, Raúl Moreno, destacó a Xinhua el salto dado por ambos países con un sistema de transporte en consonancia con las energías limpias.

“Somos nuevamente pioneros, con la ayuda de la tecnología china, en cuanto a buses eléctricos. Hemos incorporado esta tecnología para hacer los distintos servicios que tenemos en los nuevos recorridos, en un nuevo sistema que se llama Metrotrans”, dijo.

“Es una apuesta en cuanto al servicio urbano de pasajeros, y una energía limpia y sustentable a través de la parte de tener unidades eléctricas que antes no había en Argentina”, agregó.

Moreno señaló que Mendoza es una provincia conocida por las “energías limpias”, primero a través del trolebús con el sistema de cables, y ahora con la incorporación de los autobuses eléctricos chinos.

Las unidades de 12 metros de largo son de piso bajo, con motorización en paralelo y un sistema que permite el ahorro de energía en el frenado, mientras que la carga eléctrica se genera en cinco horas máximo durante la noche, según explicó la STM.

“Me parece un buen proceso ecológico para ayudar al medio ambiente, porque se contamina mucho con naftas, gas, gasoil (…) los buses funcionan igual que los demás, sólo que estos son ecológicos y me parecen mejor”, expresó el pasajero Lucas Campana.

Otra usuaria de nombre Elena calificó de “magnífica” la incorporación de los nuevos autobuses en alusión al impacto ambiental.

La empresa Zhongtong participa también en Buenos Aires en una prueba piloto de autobuses eléctricos, al incorporar en mayo pasado ocho de sus unidades a cuatro líneas de la red capitalina.

La incorporación de las unidades forma parte del Plan de Movilidad Limpia 2035 impulsado por el gobierno capitalino, que prevé actualizar la red de transporte con la introducción de unidades ecológicas en forma paulatina.

La prueba tendrá una duración de un año, tras lo cual el gobierno capitalino estudiará su funcionamiento para determinar capacidades, viabilidad y optimización.

China y Argentina han estrechado en los últimos años la cooperación en materia de tecnología, así como en fuentes de energías limpias y renovables.

China ha contribuido con el objetivo argentino de garantizar mayor provisión de energía a partir de fuentes sustentables, mediante distintos proyectos de infraestructura al noroeste y sur del país sudamericano.