obra de Santa Lucía
Fotografía: EFE
Ciudad de México, México.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo este viernes tener una estrategia que apelará “al interés nacional” para poder construir sus proyectos de infraestructura, dado que algunos de ellos están detenidos por amparos que solicitaron sus opositores.

“En su momento vamos a acudir a la facultad que tiene el Estado para poner a salvo el interés nacional, porque no puede un grupo de intereses creados detener el desarrollo del país”, aseguró en su conferencia.

Esto lo dijo en referencia al aeropuerto que se quiere construir en la base aérea militar de Santa Lucía para que sirva como aeropuerto auxiliar al actual aeropuerto de la Ciudad de México.

El proyecto fue detenido este miércoles por un juez de distrito al suspender la autorización de impacto ambiental. La construcción, por tanto, deberá esperar hasta que se emita la sentencia definitiva.

Detrás de esta suspensión se encuentra el colectivo #Nomásderroches, integrado por numerosas organizaciones de la sociedad civil.

López Obrador dijo este viernes que, a pesar de los avances de sus opositores, se harán las obras tanto en el aeropuerto de Santa Lucía como en la refinería de Dos Bocas, otro proyecto que también podría enfrentar amparos.

Acusó de “sabotaje legal” a lo que está ocurriendo y apuntó directamente al empresario Claudio X. González, una de las personas de más poder detrás del colectivo #Nomásderroches.

“Lo que quieren es pararnos, que quedemos mal, que no se hagan las obras, es un sabotaje legal, en el caso de Santa Lucía, lo dije ayer, es Claudio X. González, su hijo, siempre ha tenido diferencias con nosotros porque Claudio X. González papá fue asesor del (expresidente de México) Salinas”, expuso.

El presidente aseguró tener un as de la manga: “Tenemos otro recurso, poner por delante el interés de la nación, en su momento lo voy a dar a conocer”.

“No hay dificultad, estamos en tiempo”, agregó.

Asimismo, afirmó que quienes promueven los amparos “están dolidos” porque perdieron negocios y usan recursos de manera “muy inmoral”.

Uno de los argumentos de sus opositores es el impacto ambiental que causaría la construcción del aeropuerto.

López Obrador recordó que la base aérea de Santa Lucía ya estaba construida, por lo que el impacto ambiental no aumentaría.