exfuncionarios bolivianos asilados
Fotografía: Daniel Walker - AFP
La Paz, Bolivia.

Organizaciones afines al expresidente izquierdista Evo Morales exigieron este miércoles al Congreso de Bolivia una ley en la cual se fijen las elecciones para el 11 de octubre, una semana antes de lo previsto, como condición para levantar los cortes de rutas.

“La Central Obrera Boliviana (COB) y el pacto de unidad (alianza de sindicatos de campesinos e indígenas) lanzan la propuesta que las elecciones se realicen el 11 de octubre”, en vez del 18 de octubre, afirmó el líder de entidad sindical, Carlos Huarachi.

Esta posición “se la ha hecho conocer, enviando notas al Tribunal Supremo Electoral (TSE) y a la Asamblea Legislativa, pidiendo que las elecciones se lleven el 11 de octubre”, agregó Huarachi en rueda de prensa.

Bolivia convocó inicialmente los comicios generales para el 3 de mayo, pero a raíz de la pandemia se postergaron en tres ocasiones: para la primera semana de agosto, para el 6 de septiembre y finalmente para el 18 de octubre.

La última prórroga fue definida por el TSE, aunque el Congreso, controlado por el partido de Morales (2006-2019), dijo que sin una ley no podían ser fijados.

Los movimientos sociales afines a Morales comenzaron el lunes de la semana pasada un corte de rutas tras convocatoria de la COB, en rechazo a las prórrogas electorales.

Estos grupos consideran que las postergaciones sólo perjudican al candidato presidencial izquierdista Luis Arce, el delfín de Morales, quien encabeza los sondeos de voto por encima del exmandatario de centro Carlos Mesa y de la presidenta derechista interina Jeanine Áñez.

Huarachi manifestó que, de haber acuerdos, “solucionaríamos el problema del país”, en referencia a los bloqueos viales que han dificultado el abastecimiento de alimentos e insumos médicos en medio de la pandemia.

De manera paralela, la Iglesia Católica, la Unión Europea y Naciones Unidas intentan instalar una mesa de diálogo entre los diferentes actores en pugna.