Berlín, Alemania.

A un mes de la cumbre del grupo de los veinte países industrializados y emergentes (G20) el 7 y 8 de julio en Hamburgo, la canciller alemana, Angela Merkel, llamó hoy a la comunidad internacional a invertir más en el continente africano.

El mundo no se desarrollará bien mientras no participen todos los continentes“, sostuvo la mandataria, que ejerce la presidencia rotativa del grupo en el marco de una conferencia de cooperación con África en la que, a cambio de apoyo económico, busca arrancar compromisos reformistas en países de la región.

Merkel admitió que la ayuda al desarrollo clásica y unilateral no siempre fue el camino indicado para ayudar a los países africanos. “Necesitamos una iniciativa que no hable sobre África, sino que hable con África“.

La canciller alemana recibió en Berlín a los jefes de Estado y de Gobierno de numerosos países africanos en una reunión en la que se espera que se aborden medidas para impulsar el desarrollo económico de una región asolada por la pobreza y los conflictos bélicos.

Alemania aspira a persuadir a los demás Estados del G20 de que fomenten más las inversiones en el continente africano, también para que no sigan llegando refugiados a Europa.

La intención del Ejecutivo alemán, según ha trascendido, es respaldar con ayudas financieras a aquellos países de África que se comprometan en la lucha contra la corrupción, que velen por los derechos humanos y defiendan el Estado de derecho. Para ello, Berlín podrá a disposición unos 300 millones de euros (337 millones de dólares) adicionales.

Nosotros decimos que quien haga frente a la corrupción y abogue por la transparencia y la defensa de los derechos humanos puede acompañarnos (…) y nosotros vamos a apoyarlos“, avanzó el ministro de Desarrollo de Alemania, Gerd Müller, en declaraciones en la televisión pública.

Entre los asistentes a la conferencia en la capital alemana se esperan, entre otros, al presidente de Egipto, Abdel Fattah al Sisi, así como el de la Unión Africana, el presidente de Guinea Alpha Condé.

El delegado para África del Gobierno alemán, Günter Nooke, recalcó en las últimas horas la necesidad de lograr perspectivas de futuro para la población de la región. “Eso quiere decir que debemos invertir más en África. Tenemos que crear puestos de trabajo“, indicó.

“A nosotros también nos interesa que a África le vaya bien. Muchos emigran a Europa porque no ven ninguna perspectiva de futuro en su país“, agregó el delegado del Ejecutivo de Merkel en referencia a la llegada a Alemania de miles de peticionarios de asilo procedentes de países del continente africano.

Esta es una visión que también comparte la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, quien en declaraciones que hoy publica el diario económico germano “Handelsblatt” calificó de concepto político erróneo aceptar un continuo flujo de migrantes desde regiones con problemas a otras regiones prósperas.

Al sur del Sáhara se deben generar condiciones que permitan a la gente seguir evolucionando, formarse y lograr resultados tanto para ellos como para sus familias“, señaló Lagarde.

Desde el Ministerio de Desarrollo de Alemania defienden que los países ricos deben mantener su compromiso de cooperación al desarrollo con África, fijado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el 0,7 por ciento del producto interior bruto (PIB).

En este sentido, Berlín insiste en que las las exigencias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para que los países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) inviertan más en defensa deben ir ligadas a las ayudas al desarrollo.

“Aquel que reclama cumplir con el dos por ciento en el gasto en defensa (hasta 2024) debe cumplir primero con el 0,7 por ciento de ayuda al desarrollo. Estados Unidos está en el 0,2 por ciento”, recordó el ministro de Desarrollo de Alemania.

Müller admitió que los problemas de África no se pueden solucionar simplemente con las ayudas públicas de desarrollo. “Necesitamos también economía de carácter privado. Es decir, necesitamos también seguridad jurídica para lograr inversiones“, añadió.

Según indicó una encuesta del diario “Handelsblatt” realizada entre empresarios provenientes de los 20 países que integran el G20, las principales trabas que frenan las inversiones en África son la corrupción económica, las barreras regulatorias, la falta de infraestructura, la inseguridad jurídica y la carencia de personal cualificado.

La conferencia de cooperación con África se celebra en la capital alemana a falta de un mes de la cumbre del G20 que organiza este año Alemania en Hamburgo y en la que se espera la asistencia de jefes de Estado y de Gobierno de 19 países, así como representantes de la Unión Europea.

El G20 es un foro de cooperación de países que juntos representan dos tercios de la población mundial y tres cuartas partes del comercio mundial.

Al grupo pertenecen la Unión Europea y 19 países industrializados y emergentes: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Turquía. España acude como país invitado permanente.

[pro_ad_display_adzone id=58758]

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here