Notre Dame
Fotografía: Stephane de Sakutin - AFP
París, Francia.

La alcaldía de París aseguró este jueves que no existe “ningún riesgo para la salud” en los colegios cercanos a Notre Dame, pese a ordenar la limpieza de los centros tras revelaciones periodísticas sobre altos niveles de plomo.

“Si hubiera el más mínimo riesgo, no solo no hubiéramos reabierto los colegios, sino que no los reabriríamos el próximo año lectivo”, afirmó Emmanuel Grégoire, primer adjunto de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, en una conferencia de prensa.

No obstante, el subdirector de Salud de la alcaldía de París, Arnaud Gauthier, había anunciado poco antes que la alcaldía realizará unalimpieza profunda” en estas escuelas antes de finales de julio “para asegurarnos que el riesgo es mínimo”.

Pero según Grégoire, esta medida es “anual” y “no tiene estrictamente nada que ver con el incendio”.

Centenares de toneladas de plomo que recubrían el techo y parte de la aguja de la famosa catedral de más de 850 años de antigüedad se derritieron en el incendio del 15 de abril pasado.

El medio digital de investigación Mediapart afirmó el jueves que se habían detectado niveles peligrosos de plomo -hasta 10 veces más altos que el límite de seguridad (70 microgramos por metro cuadrado)- en escuelas y guarderías cercanas a la catedral.

Según este medio, la alcaldía de París “no realizó una limpieza profunda de estos lugares” y esperaron hasta mayo antes de realizar pruebas en las 10 guarderías y escuelas que están a menos de 500 metros del monumento, en el corazón de la capital francesa.

Las autoridades sanitarias habían pedido en junio, como medida de precaución, que los niños y las mujeres embarazadas que viven cerca de la zona se hicieran exámenes, después de que un niño mostrase niveles de plomo en la sangre por encima de lo considerado normal.

El niño registró un nivel por encima del límite reglamentario de 50 microgramos por litro de sangre.

Las autoridades francesas reconocieron que el incendio de la catedral provocó que el plomo se filtrara en el aire y el suelo alrededor del templo.

Insistieron no obstante en que no existe un peligro general para el público, pero ciertas zonas fueron cerradas y quienes viven en apartamentos cerca de la catedral recibieron instrucciones específicas sobre cómo limpiarlos.

Un cigarrillo mal apagado o un cortocircuito podrían haber causado el incendio que devastó una parte de la mítica catedral, según la fiscalía de París.