FaceApp
Fotografía: Kirill Kudryavtsev - AFP
Guadalajara, Jalisco.

La popular aplicación FaceApp, que envejece los rostros de las personas, y que pareciera una simple diversión, podría implicar otro tipo de riesgos.

FaceApp es la aplicación que ha causado euforia, pues le pone arrugas a las caras gracias a a algoritmos de inteligencia artificial.

Esto, divierte a los usuarios, pero podría no ser tan insignificante. La aplicación recolecta información, la procesa en sus servidores, crea perfiles de usuarios, que luego podría venderlos a otras empresas con fines comerciales, advirtió la maestra Paola Mercado Lozano, académica de UdeG Virtual.

“En el caso de Face App, que está muy de moda en este momento, lo que estamos haciendo podría parecer inofensivo, pero hay más implicaciones que tienen que ver con el tipo de datos en esa imagen. Esa imagen tiene información como el lugar, la localización donde fue tomada esa fotografía, el dispositivo, la edad de las personas,entre otros datos”.

Aseguró que cuando las personas se registran en aplicaciones, autorizan el uso de la información, por eso recomendó estar conscientes de la información que estamos compartiendo en las redes sociales.

“Entonces, toda esa información se va a una gran base de datos que puede ser utilizada para fines que nosotros no contemplamos y que no revisamos al aceptar las políticas de la aplicación”.

Esto no quiere decir que se dejen de utilizar las aplicaciones, siempre y cuando se reflexione lo que se comparte antes de publicarlo.

Julio Ríos

Julio Ríos

Reportero en Canal 44
Periodista de la Fuente Política, con experiencia en prensa escrita, radio, televisión y medios digitales, locales y nacionales. Cubre Congreso del Estado y partidos políticos. Es autor de tres libros. Sus áreas de especialización son la Transparencia y Rendición de Cuentas, Periodismo de Investigación, Periodismo Narrativo, Periodismo Digital, y por supuesto, Periodismo Político.
Julio Ríos