Nissan
Fotografía: Behrouz Mehir - AFP
Yokohama, Japón.

Los accionistas del constructor japonés Nissan aprobaron este martes un nuevo esquema de dirección, destinado a reforzar los controles internos tras el caso Carlos Ghosn, y en un contexto de tensiones con su socio francés Renault.

El presidente ejecutivo de Nissan, Hiroto Saikawa, fue confirmado en el cargo, durante las asamblea general ordinaria celebrada en Yokohama, en los alrededores de Tokio.

Los accionistas -más de 2,800 que se habían desplazado- adoptaron la nueva composición del consejo de administración, que fue ampliado a 11 miembros, siete de ellos administradores externos.

La adopción de este nuevo esquema se produce debido a una reforma necesaria tras la detención a fines del año pasado en Japón del expresidente de Nissan, Carlos Ghosn, acusado de haber abusado de su poder con fines personales. Este hecho fragilizó la alianza Renault-Nissan, que precisamente había sido ideada e impulsada por Ghosn.

Renault posee 43% de Nissan, pero el grupo japonés solamente tiene 15% del constructor francés, y carece de derecho de voto.

El presidente de Renault, Jean-Dominique Senard, que asistió a la asamblea, aseguró desde su llegada al cargo haber hecho todo para “apaciguar” las tensiones existentes en esta alianza, en la que el grupo japonés pide una mayor capacidad de decisión.