Caracas, Venezuela.

El gobierno de Venezuela comenzara este jueves su proceso de retiro de la Organización de Estados Americanos (OEA), enfrentado a una creciente presión internacional y una ola de protestas que dejan una treintena de muertes.

En un hecho sin precedentes en la OEA, Venezuela se aparta voluntariamente -Cuba fue expulsada en 1962-, alegando que un grupo de países encabezados por Estados Unidos hace “intervencionismo e injerencismo” a través de ese organismo para derrocar al presidente Nicolás Maduro.

La canciller Delcy Rodríguez anunció esa decisión poco después de que la OEA, con el voto de 19 países, convocara a una reunión de cancilleres -en fecha aún no precisada-, para evaluar la grave crisis del país.

“Retirarse de la OEA aislaría mucho más a Venezuela y dejaría en entredicho que sigue siendo una democracia. Sin duda es una medida desesperada que indica que el gobierno busca retirarse antes que le apliquen” sanciones, dijo a la AFP Diego Moya-Ocampos, analista del centro IHS Markit Country Risk de Londres.

El proceso de retiro, que tarda 24 meses, comenzará cuando Venezuela presente una carta de denuncia contra la OEA al secretario general, Luis Almagro, quien a su vez ha insistido en la aplicación de la Carta Democrática -para casos de ruptura del orden constitucional-, al acusar al gobierno de Maduro de convertirse en una “dictadura”.

– “Un paso gigante” –

“He dado un paso gigante para romper con el intervencionismo imperial”, señaló Nicolás Maduro sobre su decisión sobre la OEA.

La OEA subió el tono al adoptar a inicios de abril una resolución según la cual en Venezuela se violó el orden constitucional cuando el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) se adjudicó funciones de la Asamblea Nacional, único de los poderes públicos controlados por la oposición.

Desde que estallaron las protestas el 1 de abril, tras ese fallo del TSJ, Almagro se ha hecho eco de los reclamos de la oposición: elecciones, liberación de un centenar de “presos políticos”, respeto a la autonomía parlamentaria y cese de la “represión” de las manifestaciones.

Venezuela salida OEA
Protagonistas de la crisis en Venezuela – Infografía AFP

Un día después de la resolución de la OEA, la Eurocámara condenó la “represión brutal” en Venezuela y urgió a Bruselas a estudiar “otras medidas” para “restablecer la plena democracia” en el país latinoamericano.

En su programa nocturno del miércoles, Diosdado Cabello, uno de los dirigentes más poderosos del chavismo, calificó a Almagro como un “grandísimo arrastrado”.

Caracas, por su parte, pidió a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) una reunión para el 2 de mayo, en busca, según Maduro, de “solidaridad para derrotar el plan intervencionista contra Venezuela”.

Para el presidente del Parlamento, Julio Borges, salir de la OEA “es una constatación de que el gobierno de Maduro está “derrotado”.

– Un 1 de mayo caliente –

La temperatura en la calle tampoco parece bajar. La oposición llamó a sus seguidores a participar este jueves en una sesión extraordinaria del Parlamento en el Parque Miranda.
Después de la sesión, irán a la Plaza Altamira, considerado bastión opositor, donde el miércoles murió un joven de 20 años, según dirigentes opositores por el impacto de una bomba lacrimógena en el pecho, aunque la Fiscalía realiza aún las investigaciones.

Para el 1 de mayo, que siempre ha sido una fecha de masivas concentraciones chavistas, la oposición convocará, en un nuevo desafío al gobierno, a una “gran marcha”, justo el día en que se cumple un mes del inicio de sus movilizaciones.

La oposición ha dicho que seguirá en las calles, ya que asegura que la salida de Maduro es la única forma de revertir la grave crisis económica que sufre el país con las mayores reservas de petróleo del mundo.

Venezuela salida OEA
Claves de la crisis venezolana – Infografía AFP

Más de 70% de venezolanos, según encuestas privadas, reprueba la gestión del mandatario, agobiados por la escasez de alimentos y medicinas y de una inflación que según el FMI llegará al 720,5% este año, la más alta del mundo.

Las protestas han derivado en choques entre fuerzas de seguridad y manifestantes, disturbios y saqueos, que dejan ya al menos 28 muertos y cientos de heridos y detenidos.

En medio de la tensión, Maduro, cuyo mandato concluye en enero de 2019, ha hecho llamados al diálogo y dice querer elecciones, pero se refiere a las regionales, que en 2016 fueron postergadas y aún no tienen fecha, descartando un adelanto de las presidenciales de diciembre de 2018.

– Salir de OEA es la “peor decisión”: jefe Parlamento de Venezuela –

El presidente del Parlamento venezolano, el opositor Julio Borges, estimó este que abandonar la OEA es “la peor decisión” que puede tomar el gobierno venezolano.

“Es la constatación de que el gobierno le tiene terror al pueblo venezolano y al voto, de que está perdido, porque tiene que saber que si ellos deciden salirse hoy de la OEA, eso se hace materialmente posible en dos años, de manera que me parece que es la peor decisión que puede tomar el gobierno”, dijo Borges en una rueda de prensa.

El legislador señaló además que es “una constatación de que en Venezuela hay un golpe de Estado”, que considera cometió el máximo tribunal en contra de la Asamblea Nacional -único poder que controla la oposición-, al asumir las competencias legislativas.

Venezuela salida OEA
Julio Borges opositor – AFP

El fallo, que detonó las manifestaciones, fue anulado parcialmente tras fuertes críticas internacionales. Los opositores exigen elecciones y respeto a la autonomía del Parlamento.

La OEA convocó a la reunión de cancilleres sobre Venezuela, luego de casi un año de deliberaciones y cuatro sesiones en el último mes sobre la grave crisis política y económica que atraviesa del país petrolero.

Venezuela salida OEA
Sistema Político en Venezuela – Infografía AFP
– Dos años más –

Sin los extensos debates que han acostumbrado al tema venezolano en la OEA en los últimos años, la sesión se tranzó en poco menos de una hora, con un mínimo de intervenciones.

Malcorra dijo que la región tiene una “responsabilidad colectiva” de realizar un “tutelaje sobre las instituciones, cuando están siendo puestas en tela de juicio” en otro país.

Pero también advirtió que el flujo de migrantes venezolanos que huyen de la aguda crisis económica y política “tiene un impacto regional que puede ser de mucha gravedad”.

“¿Por qué algo que se considera de suma gravedad en el contexto de la Celac no lo sería en el contexto de la OEA?”, se preguntó.

Moncada pareció responderle luego en rueda de prensa, al destacar que la Celac no contempla “una disposición sancionatoria” contra los países.

El representante de la Secretaría Jurídica de la OEA, Dante Negro, precisó que la reunión de consultas de cancilleres fue convocada en el marco de la Carta de la OEA y no de la Carta Democrática Interamericana, un mecanismo de vigilancia que prevé la suspensión de la organización de un país si se produce una ruptura del orden constitucional y democrático.

Precisamente basados en la Carta Democrática Interamericana, muchos de los 19 países habían respaldado el 3 de abril una resolución del Consejo Permanente de la OEA que declaró una “grave alteración inconstitucional” en Venezuela.

Para formalizar su salida, Venezuela debe denunciar la Carta de la OEA en un comunicación dirigida al secretario general, Luis Almagro, pero seguirá ligada a la organización por dos años más.

La presión internacional se intensifica sobre el gobierno venezolano, mientras la oposición mantiene una ola de protestas callejeras que han derivado en fuertes enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y manifestantes, disturbios y saqueos, con un saldo de 28 fallecidos y centenares de heridos y detenidos.

Los opositores piden elecciones generales y respeto al Parlamento, único poder fuera del control oficialista, y que a finales de marzo el máximo tribunal de justicio se atribuyó temporalmente sus prerrogativas.

Venezuela salida OEA
Proceso para salir de la OEA – Infografía Equipo Editorial Canal 44

La crisis política y económica de Venezuela cuesta caro a las empresas estadounidenses que han invertido fuertemente en ese país, como lo prueba la reciente expropiación por el gobierno de Maduro de una fábrica de General Motors.

El principal constructor de automóviles de Estados Unidos, presente en Venezuela desde hace 69 años, despidió a raíz de esa medida a sus 2,700 empleados. La planta, ubicada en la ciudad de Valencia, estaba de hecho paralizada al no poder colocar su producción en un país sumergido en el caos.

La planta de la papelera estadounidense Kimberly-Clark fue ocupada a su vez en julio pasado y debió pasar a pérdidas unos 153 millones de dólares como consecuencia de sus operaciones venezolanas.

Lo mismo le sucedió a la empresa alimentaria Mondelez, que en 2016 inscribió una carga de 778 millones de dólares para sacar de sus cuentas sus actividades en el país caribeño. La firma sigue comercializando en Venezuela las galletitas Oreo pero ya no logra contabilizar sus ventas. Pepsi, finalmente, inscribió una carga de 1.400 millones de dólares en octubre para enfrentar eventuales pérdidas.

La caída continua de la cotización de la moneda venezolana, la hiperinflación y la desorganización del país hacen que estas multinacionales no puedan calcular con precisión sus ingresos en el mercado venezolano.

El país sudamericano había sido considerado durante mucho tiempo como un paraíso por las empresas estadounidenses. La abundancia de petróleo, la existencia de una clase media alta y la proximidad geográfica lo convertían en un mercado potencialmente muy lucrativo.

Sin embargo, las relaciones entre Washington y Caracas se fueron deteriorando progresivamente. En veinte años, las compras de petróleo venezolano cayeron en más de 50%, aunque siguen siendo una fuente vital de divisas para el Estado caribeño, prácticamente en bancarrota.

Washington ha sido acusado directamente por Caracas de estar detrás de las protestas opositoras desde la época del predecesor de Maduro, Hugo Chávez.

 

Venezuela salida OEA
Crisis Venezuela – Infografía AFP

En el sitio web de la OEA, la Comisión de Asuntos Administrativos y Presupuestarios presenta las cuotas de los países miembros de la organización en el período 2015 – 2017.

View Fullscreen

– ‘Cruz Verde’, la brigada de primeros auxilios en las protestas contra Maduro –

Un joven con una herida en la mano izquierda, que sangra profusamente, es vendado con rapidez por médicos y estudiantes de medicina que se abren paso entre bombas lacrimógenas y piedras durante una protesta en Caracas.

Protegidos por cascos blancos con una cruz verde y máscaras antigases, se identifican como ‘Primeros Auxilios UCV’ y socorren a lesionados durante las manifestaciones contra el gobierno de Nicolás Maduro, que en casi un mes dejan más de dos decenas de muertos y centenares de heridos en todo el país.

“Nos organizamos para ayudar a la gente. Atendemos a todos los que necesiten primeros auxilios, sean manifestantes, policías o militares”, dijo Dana Chocrón, estudiante de 22 años de la Universidad Central de Venezuela (UCV), mientras jóvenes con rostros cubiertos chocaban con cuerpos de seguridad en el este de la capital venezolana.

Chocrón y sus compañeros caminan en fila, sujetándose entre sí para mantenerse siempre unidos en el caos de los disturbios y responder como equipo al llegar el momento.

Así lo hacen cuando llega el joven que se cortó la mano cuando recogía del suelo un filoso trozo de cerámica que se desprendió de la fachada de un edificio para lanzarlo contra militares y policías, que dispersaban con gases y balas de goma vías bloqueadas con barricadas de basura.

“Estoy muy agradecido“, dijo luego de haber sido auxiliado, sin querer identificarse.

La iniciativa nació en la UCV, principal universidad venezolana, durante manifestaciones a principios de 2014, que terminaron con 43 fallecidos y el líder opositor Leopoldo López condenado a prisión, acusado de incitar a la violencia.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here