Jalisco recibe su segunda recomendación en nueve años, en torno al río Santiago, sin que haya logrado su limpieza y recuperación. Por el contrario, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) asegura que de 280 descargas que se realizan en la zona, 266 van a dar a las aguas de ese vaso.

Antes, en 2009, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Jalisco hizo recomendaciones al gobierno del Estado y de 14 municipios, que son Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tonalá, Tlajomulco de Zúñiga, El Salto, Juanacatlán, Ixtlahuacán de los Membrillos, Chapala, Poncitlán, Ocotlán, Tototlán, Atotonilco el Alto y Arandas.
Reclama que están permitiendo descargas de aguas residuales de retornos agrícolas, procesos industriales y asentamientos humanos, en las aguas de los ríos Santiago y Lerma.

Además los apercibe a que refuercen la vigilancia y además ejerzan el cumplimiento de la norma.

La recomendación involucra a otros Estados como Aguascalientes, Durango, Guanajuato, Jalisco, México, Michoacán, Nayarit, Querétaro y Zacatecas y 155 municipios que los integran, y es para efectos -asienta la PROFEPA- para que ejerzan control y vigilancia de las descargas de aguas residuales a los Ríos Lerma y Santiago. Y además que se actúe en estrecha coordinación con los diversos Municipios involucrados por donde cruzan ambos afluentes.

Les está pidiendo que detecten todas las descargas de aguas residuales, ya sea de sistemas de drenaje y alcantarillado o industriales y con ello crear un inventario actualizado, para verificar si éstas se realizan previo tratamiento y se encuentran funcionando en cumplimiento con la legislación vigente.

Diversos estudios precisan que los recursos hídricos de la Cuenca de los Ríos Lerma y Santiago -afirma PROFEPA- ya no pueden admitir una carga adicional de contaminantes, debido al deterioro causado por las descargas de aguas residuales provenientes de retornos agrícolas, de procesos industriales y de asentamientos humanos.

Lo anterior, debido a que el proceso de asimilación, mediante el cual se transforma la materia orgánica biodegradable a través de reacciones bioquímicas ha sido rebasado, así como el proceso de autodepuración del cuerpo de agua en ambos afluentes que cruzan a lo largo de 9 estados y 155 municipios del país.

Se destaca que al considerarse fuente importante de abastecimiento de agua para la región y usuarios de los diferentes sectores en esa cuenca, se hace urgente la inmediata intervención de todas las autoridades competentes para su protección.
También dice que deben de vigilar que las plantas tratadoras operen en óptimas condiciones.

PROFEPA indica que de acuerdo al inventario de Descargas del Estado de Jalisco de la Gerencia Regional de Comisión Nacional del Agua, tan sólo en dicha entidad existen un total de 280 descargas, de las cuales 266 son vertidas sus aguas residuales en el Río Santiago.

El impacto de la contaminación del Río Santiago y sus efectos al ambiente son cada vez mayores al observarse un aumento en la incidencia de enfermedades como el cáncer y la leucemia, así como graves problemas respiratorios y en la piel en las poblaciones asentadas de manera irregular a lo largo del afluente.

La PROFEPA apura a gobiernos estatales y municipales para que soliciten el apoyo necesario a la Comisión Nacional del Agua, para que se realice un análisis actualizado de las sustancias que se encuentran presentes en las descargas de aguas residuales de ambos ríos.

El gobierno del Estado y los municipios de la Zona Metropolitana más otros asentados a lo largo del río, enfrentan desde hace 9 años, la recomendación 01/2009, que no han podido dar cabal cumplimiento en sus 179 recomendaciones que contiene.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here