elecciones Eslovenia
Fotografía: Jure Makovec - AFP
Liubliana, Eslovenia.

El partido antiinmigración del ex jefe de gobierno conservador Janez Jansa, cercano al húngaro Viktor Orban, ganó el domingo las elecciones legislativas en Eslovenia, aunque podría tener dificultades para sumar una mayoría de gobierno en este pequeño país situado en la antigua “ruta de los Balcanes”.

“Hemos dado un primer paso a favor de una Eslovenia fuerte y responsable en Europa”, se congratuló en un tuit Jansa, de 59 años, que durante la campaña recurrió al tono xenófobo del primer ministro nacionalconservador húngaro.

Orban, en retorno, le dio su firme apoyo y lo calificó de “garante de la supervivencia del pueblo esloveno”.

Omnipresente en la escena política eslovena desde la independencia en 1991 de esta antigua república yugoslava, Jansa, un exdisidente, vio como su Partido Democrático Esloveno (SDS) obtenía 25% de los votos tras el escrutinio de más del 99% de las papeletas.

En claro retroceso, el Partido de Centro Moderno (centroizquierda) del primer ministro saliente Miro Cerar solo lograba 9,7%. Sin embargo, la coalición saliente llegaba en igualdad con el SDS sumando los votos de Cerar a los del Partido Socialdemócrata (10%) y los del partido de los jubilados Desus (4,9%).

En este contexto, el independiente Marjan Sarec, segundo con 12,6% de los votos, parecía llamado a jugar un papel crucial, según los analistas.

“En la medida en que somos un partido sin representación en el parlamento, es un éxito muy importante”, se felicitó al conocer las estimaciones este exactor convertido en alcalde de una pequeña ciudad de provincias, en declaraciones al canal de televisión privado POP TV.

– “Difundir el miedo” –

Sarec, de 40 años, reiteró que no tiene intención que aliarse con Jansa.

“Lo hemos dicho tan a menudo que no seríamos creíbles si los hiciéramos”, declaró.

“Difundir el miedo (a los migrantes) e implicar al primer ministro de un país vecino en nuestra campaña es cruzar la línea roja. Ni yo ni los miembros de mi lista vamos a poder sumarnos a este tipo de alianza”, había dicho previamente a la AFP.

Sarec consideró, por el contrario, que es su formación la que al final podría “tener la oportunidad de formar un gobierno” si Jansa, una personalidad que divide, no lograse reunir una mayoría.

Unos 1,7 millones de electores estaban llamados a las urnas para estos comicios, con sistema proporcional destinados a designar los 90 escaños del parlamento, en este país que entró en la Unión Europea en 2004 y es miembro de la zona euro desde 2007.

Jansa, que fue primer ministro entre 2004 y 2008 y de 2012 a 2013, tuvo que dimitir al cabo de un año de su segundo mandato debido a una condena por corrupción que le costó varios meses de cárcel en 2014.

El dirigente conservador, que obtuvo la anulación de su juicio ese mismo año, basó su retorno al primer plano de la política en el discurso antiinmigración.

Una retórica que hoy hace aún más difícil un acercamiento con los partidos de centro sin los que Jans, al que hasta ahora solo le aseguró su apoyo el pequeño partido centroderechista Nueva Eslovenia (7,1%), no parece poder estar en medida de lograr una mayoría.

“Ha llegado el momento de llamar a colaborar. Nuestra puerta está abierta para conversaciones de coalición”, afirmó, con rostro serio y cansado, en una corta declaración tras la votación.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here