ferrari Raúl Cervantes
Fotografía: Proceso
Ciudad de México, México.

El titular de la Procuraduría de la República (PGR), Raúl Cervantes, está envuelto en una polémica al tener registrado un automóvil Ferrari en una casa deshabitada en Morelos.

Se trata de un Ferrari 458 Coupé del 2011 y valorado en 3,8 millones de pesos, según una investigación de la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad publicada este lunes.

Los dueños de vehículos de alta gama como Ferrari u otras marcas de lujo en muchas ocasiones obtienen sus placas de circulación en lugares distintos a Ciudad de México, en donde se paga un impuesto por poseer autos con un costo superior a los 250 mil pesos.

Este es un mecanismo usado por una red de gestores que “consigue comprobantes de domicilios en barrios populares y ahí registran autos de lujo”, según otra investigación de la misma organización.

En respuesta al señalamiento, la representante legal del funcionario, Cristina Rocha, dijo al diario Reforma que el registro se debió a un “error administrativo” por parte de la empresa que vendió el vehículo.

La noticia llega cuando el nombre de Cervantes, suena para encabezar la Fiscalía General, un órgano autónomo que sustituirá a la actual PGR.

“Como abogado de la nación, y no solo del gobierno, el nuevo Fiscal General requerirá un amplio respaldo social para enfrentar a quienes traicionan la ley y al Estado de Derecho”, señalaron las organizaciones en una carta abierta difundida a inicios de mes pidiendo que se elimine ese “pase automático”.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here