Ciudad de México, México.

El ejército mexicano asumió hoy su responsabilidad por el desplome de un helicóptero de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) que causó la muerte de 13 habitantes del municipio de Santiago Jamiltepec, en el sureño estado de Oaxaca.

El secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, viajó la mañana de este sábado a la localidad ubicada en el suroeste de Oaxaca para reunirse con los deudos, a quienes externó el pésame en nombre de los soldados y ofreció su compromiso de que estará pendiente de su situación.

“Es importante que sepan que la Secretaría de la Defensa Nacional asume totalmente su responsabilidad de lo que aquí aconteció”, dijo Cienfuegos en el encuentro con los familiares que fue grabado en video y difundido por la prensa local.

El helicóptero UH-60M que se desplomó el viernes transportaba al secretario de Gobernación (ministro del Interior), Alfonso Navarrete, y al gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, como parte de un recorrido para revisar las afectaciones en el poblado a consecuencia del sismo de 7,2 grados que tuvo su epicentro en el Pacífico, cerca de la costa.

La aeronave se desplomó cuando aterrizaba en un campo de aviación de Santiago Jamiltepec, donde varias familias se resguardaban en una orilla de las réplicas del temblor, lo cual provocó la muerte de ocho mujeres y cinco hombres.

Tres de las víctimas fatales eran niños.

Navarrete, Murat y el resto de los pasajeros del helicóptero resultaron ilesos durante el percance, que también tuvo un saldo de 10 adultos y seis niños lesionados que son atendidos en varios hospitales.

El secretario de la Defensa reiteró a los deudos su compromiso de “estar pendiente de todos y cada uno de ustedes hasta que alcancemos a recuperar este gravísimo problema”.

Expuso que la desgracia se originó por el interés del ejército por acudir a la comunidad para ayudar y manifestó que se sienten tristes y consternados por el accidente.

De acuerdo con testimonios difundidos por la prensa local, el helicóptero se precipitó después de que una nube de polvo se levantó conforme se acercaba para aterrizar.

Los cuerpos de las víctimas son velados este sábado en las casas de sus familiares, habitantes del barrio donde se registró el percance, y planean ofrecerles una misa para despedirlas.

El sismo, que también remeció la Ciudad de México y otras entidades en el sur, centro y oeste de México, no causó muertos, sin embargo dañó unas 200 viviendas en Oaxaca, según el gobierno mexicano.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here