27 C
Guadalajara,mx
miércoles, noviembre 25, 2020

El empresario increpa al político. El 24 de noviembre de 2010 el entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, inauguró el Viaducto Bicentenario, construido por OHL que dirigía José Andrés de Oteyza. En el acto se presentó esta escena. Foto: Saúl López, Cuartoscuro.

Enrique Peña Nieto parece sorprendido y alterado. Extiende las manos abiertas hacia delante con un gesto de interrogación. “¿Qué pasó?”, parece decir. En el rostro resalta el ceño fruncido y luce como si un reclamo está a punto de salir de su boca. Su interlocutor es José Andrés de Oteyza, presidente de la constructora Obrascón Huarte Lain (OHL) México, quien con un dedo de la mano derecha toca el pecho de Peña Nieto mientras le sujeta el espaldar de la silla con la izquierda. No se faltaría a la verdad si decimos que el empresario está increpando al político. A la derecha del empresario está Gerardo Ruiz Esparza, secretario de comunicaciones del Estado de México, con una mano en el mentón, mirando sorprendido una escena que revela la cercanía de los personajes retratados.

 

En octubre de 2015, el ahora presidente de México, Andrés Manuel López Obrador publicó esta imagen en su cuenta de Facebook con este título: “¿Dónde quedó el respeto al Presidente?” y la siguiente frase: “Miren a José Andrés de Oteyza, representante en México de la empresa española OHL encarando a Peña Nieto, es como si le estuviese diciendo: ‘No te olvides del apoyo que te hemos dado desde la campaña, no te hagas el desentendido, nos tienes que seguir ayudando con contratos y cuidadito con rajarte’”.

 

En algo se equivocó López Obrador: en la fecha y los cargos. La foto fue tomada por Saúl López, de la agencia Cuartoscuro el 24 de noviembre de 2010, durante la inauguración del Viaducto Elevado Bicentenario en un tramo del municipio de Cuautitlán Izcalli. Peña Nieto no era presidente del país como sugirió López Obrador, sino gobernador del Estado de México. Pero entonces OHL ya era una de las empresas favoritas de los gobiernos mexiquenses, incluido el de Peña Nieto.

 

Menos de cuatro años después de esa controvertida fotografía, y ahora sí con Peña Nieto como presidente, la constructora OHL fue favorecida con dos de los seis contratos más grandes para la construcción de la Línea 3 del Tren Ligero de Guadalajara, a través de su filial Constructora de Proyectos Viales de México (CPVM).

 

Los contratos se asignaron a CPVM, a pesar de que en las fechas que se lanzó la licitación, se emitió el fallo y se firmó el contrato, OHL ya era investigada por presuntos actos de corrupción, especialmente el pago de sobornos para obtener contratos de obras públicas en España. De hecho la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, encargada de la investigación, estima que OHL pagó 48.28 millones de euros (más de mil millones de pesos) en comisiones entre 2003 y 2014 para conseguir 320 obras y 84 edificaciones en España, según información de El Mundo de Madrid, del pasado 29 septiembre 2019.

 

En respuesta a un cuestionario enviado a CPVM por el equipo que realizó esta investigación, la filial de OHL España señaló que obtuvo los contratos en Línea 3 por haber presentado “la oferta más competitiva desde el punto de vista técnico “ y por tener experiencia en el ramo “a nivel mundial”. Negó además haber pagado sobornos para conseguir contratos.

No obstante la respuesta de la empresa, el 28 de noviembre, Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, confirmó que se presentaron denuncias penales contra OHL y el ex titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) Ruiz Esparza por presuntos actos de corrupción.

 

Los contratos en L3

OHL fue favorecida con dos grandes contratos en el megaproyecto de infraestructura de vialidad de la Línea 3, pero están cuestionados de origen. Los contratos conseguidos por CPVM-OHL y asociados fueron asignados en procesos de licitación realizados por la SCT con “deficiente evaluación” de las propuestas, que terminaron por favorecer a CPVM-OHL y afectar a sus competidores inmediatos, según el reporte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) 2014.

 

Por  esos incumplimientos, los auditores de la institución reclamaron el inicio de investigaciones administrativas internas en la secretaría para castigar a los responsables. También pidieron comenzar averiguaciones para sancionar a quienes no realizaron tareas de supervisión que previnieran la subcontratación de empresas no autorizadas y la sustitución de personal calificado por parte de la compañía.

 

CPVM-OHL fue favorecida con las asignaciones para levantar el Viaducto 2 entre Guadalajara y Tlaquepaque por 3,273 millones de pesos (167 millones de dólares); y para vender los trenes y sistemas necesarios para su operación, en consorcio con Alstom, por 7,714 millones de pesos (394 millones de dólares), el monto más cuantioso de la obra.

 

Los sobrecostos de ambos contratos suman 1,546 millones de pesos (137 millones de dólares): el contrato de Viaducto 1 aumentó 62 por ciento, con 1,250 mdp, lo que lo convierte en el contrato con más aumento en Línea 3. El contrato para suministro de material rodante aumentó 297 millones de pesos, un 4 por ciento.

 

Además del sobrecosto, hay un retraso significativo en la fecha de entrega de las obras y montaje de material rodante y eléctrico. En el caso de Viaducto 2, las obras arrancaron en septiembre de 2014 y se pactó entregarlas en noviembre de 2016, en un plazo de 787 días, lo que no ocurrió. La SCT y CPVM-OHL firmaron dos convenios modificatorios para entregar la obra 647 días después del plazo original.

 

En el caso de material rodante y eléctrico, al firmar el contrato el consorcio Alstom-CPVM-OHL comenzó obras en noviembre de 2014 y prometió entregar en diciembre de 2017, lo que no ocurrió. SCT concedió a este contratista posponer la entrega 591 días más; sin embargo, a la fecha de esta publicación, las obras no están en operación.

 

Licitación “deficiente”… o contrato amañado

La asignación de los contratos obtenidos por CPVM-OHL y su asociado Alstom fue observada por la ASF. La institución consideró que la compañía resultó favorecida por manejos poco claros en el sistema de puntajes que se empleó para decidir las licitaciones y entregarle los dos contratos de la Línea 3.

 

En el caso del Viaducto 2, la ASF concluyó que al competidor más cercano de CPVM-OHL, Ingenieros Civiles Asociados SA de CV (ICA) se le restaron puntos en un rubro específico de evaluación con criterios discutibles.

 

Con respecto al material rodante ocurrió una situación prácticamente contraria a la sucedida con el Viaducto 2: al consorcio constituido por CPVM-OHL y Alstom Transport de México SA de CV se le debieron descontar puntos por la omisión de una información de entrega obligatoria según las reglas de la convocatoria.

 

La reducción del puntaje no ocurrió, lo que igualmente representó una falta. Las evidencias de asignación caprichosa de puntos en los dos contratos llevaron a la ASF a concluir que las evaluaciones técnicas fueron deficientes, a rechazar los alegatos de defensa de la SCT y a pedirle investigaciones internas para aplicar castigos administrativos a responsables.

 

La SCT lanzó el 5 de junio de 2014 la licitación pública para la construcción del Viaducto 2 que comprende un tramo elevado de 7.4 kilómetros y 6 estaciones de la obra. En total 33 empresas o consorcios presentaron “manifestación de interés” para participar por el contrato: cinco fueron finalistas.

 

35 días después, el 10 de julio de ese año, la licitación se definió a favor de CPVM-OHL por 2,022 mdp aunque no era la propuesta más barata. ICA, en conjunto con Icaprin Servicios SA de CV y Empresas ICA SAB de CV presentó una propuesta menor por  2,003 mdp. La decisión a favor de CPVM-OHL, sin embargo, se debió a que obtuvo un mayor puntaje en su propuesta técnica, según el dictamen firmado por Enrique Schroeder Sánchez, director general adjunto de Regulación Económica de la Dirección General de Transporte Ferroviario y Multimodal de la SCT.

 

Según las bases del concurso, el contrato se asigna a la empresa o consorcio que obtenga mayor puntaje de la suma de dos variables: la propuesta técnica y la propuesta económica, cada una con un máximo de 50 puntos.

 Cuadro de puntaje final de la licitación por Viaducto 2. Fuente: SCT.

La diferencia entre CPVM-OHL y su competidora ICA fue de apenas 0.42 puntos. Pero el fallo no se decidió por simples matemáticas. De acuerdo a la revisión que la ASF llevó a cabo, existió una “deficiente evaluación de las propuestas técnicas”. La SCT asignó los 3 puntos máximos a CPVM-OHL y 0 puntos a ICA y asociados, empresa que obtuvo mayor puntaje en todos los demás cajones de la propuesta técnica y que había entregado un manual de procedimientos de construcción. Esta anomalía, para la ASF, denota “que no se establecieron criterios claros y detallados para determinar la solvencia de las proposiciones”.

 

A juicio de la ASF, “la Dirección General de Transporte Ferroviario y Multimodal (de la SCT) debió haber asignado puntos a la licitante que ocupó el segundo lugar”. Y si se le hubieran concedido los puntos referidos, ICA habría obtenido un mayor puntaje que CPVM-OHL y el contrato habría sido suyo. Es decir, hay indicios de que el fallo de la licitación pudo estar amañado para inclinar la balanza a favor de CPVM-OHL.

 

Los auditores de la ASF hicieron del conocimiento de la SCT esta y otras observaciones que fueron respondidas en noviembre de 2015 por la dependencia, que manifestó que “en el caso de la propuesta que ocupó el segundo lugar no se otorgó puntaje, debido a que omitió describir los ensayos presiométricos y dilatométricos que se consideran importantes previo a la realización de cualquier obra de edificación”.

 

En otro oficio, del 13 de enero de 2016, la dependencia turnó otro oficio a la ASF para hacerle saber que se envió circular a todos los funcionarios de la SCT involucrados en procesos de licitación y contratación para que “en lo subsecuente establezcan criterios claros y detallados para el otorgamiento de puntos en la calificación de los procesos de contratación y al evaluar las propuestas se apliquen estos de manera objetiva e imparcial”.

 

Las respuestas de la SCT no fueron consideradas suficientes. “La Auditoría Superior de la Federación considera parcialmente atendida la observación ya que no obstante que la entidad fiscalizada comprobó que ha realizado acciones para evitar en lo subsecuente este tipo de irregularidades, efectuó una deficiente evaluación de las propuestas presentadas por los licitantes”, volvió a insistir. La institución también pidió al Órgano Interno de Control de la SCT iniciar una investigación y aplicar las sanciones administrativas correspondientes por el caso.

 

ASF también señala material rodante

El otro contrato obtenido por CPVM-OHL en la Línea 3, incluye el suministro, instalación y puesta en marcha del material rodante, además de la señalización ferroviaria y los sistemas de comunicaciones, centro de control, los sistemas electromecánicos del túnel, vía, sistema de energía y la construcción de dos subestaciones de alta tensión.

 

La licitación se lanzó el 14 de julio de 2014 y 18 empresas presentaron “manifestación de interés”. Inicialmente CPVM-OHL no se postuló, pero al final apareció en el consorcio finalista en conjunto con Alstom Transport México SA de CV (filial de Alstom Francia). El otro consorcio fue integrado por diez empresas, con de CAF de México a la cabeza.

 

El fallo de la licitación se dio a conocer el 30 de octubre de 2014 por un monto original de 7,417 millones de pesos (379 mdd). El competidor presentó una propuesta por 8,000 millones de pesos. El consorcio Alstom-CPVM-OHL obtuvo 95.48 puntos por 88.98 puntos del consorcio encabezado por CAF.

 

A pesar de la diferencia en puntos, Alstom-CPVM-OHL cometió omisiones en la presentación de requisitos que eran motivo para desechar su propuesta, según la auditoría federal. El licitante ganador “(…) omitió considerar todas las diferencias que resultan entre los ingresos y los egresos. La omisión en el cumplimiento de la integración correcta del porcentaje mencionado era motivo para desechar la propuesta de conformidad con lo establecido en las bases de licitación, por lo que al no hacerlo restó transparencia al proceso licitatorio”. La SCT respondió que CPVM-OHL y Alstom presentaron la información en los formatos entregados por la propia dependencia. Con esta respuesta, la ASF consideró “atendida la observación”.

 

Además de las observaciones e irregularidades en la licitación, la ASF identificó fallas en la ejecución de los contratos por parte de CPVM-OHL. La primera fue la subcontratación de 17 empresas para desarrollar labores no autorizadas en las bases de la licitación de Viaducto 2. La segunda fue el reemplazo de personal calificado por recursos humanos menos capacitados para construir el Viaducto 2.  En virtud de ambos hechos, la institución auditora pidió al Órgano de Control Interno de la SCT promover investigaciones de responsabilidad administrativa contra los funcionarios por fallar en la supervisión.

 

Sobornos y vínculos: el estilo OHL de hacer negocios

 

OHL, matriz de CPVM, es una de las seis constructoras más grandes de España, cuyas acciones son controladas por una sociedad de la familia Villar Mir. OHL nace en 1999 a partir de la integración de tres empresas: Sociedad General de Obras y Construcciones Obrascón SA, fundada en 1911 en Bilbao; Construcciones Huarte, fundada en Pamplona en 1927. Obrascón y Huarte se fusionaron en 1986, tras formar parte de empresas estatales, Juan Villar Mir, compró Obrascón por el precio simbólico de una peseta debido a que la empresa estaba en quiebra. En 1999 se hace la fusión con Construcciones Lain, para dar paso a OHL SA.

 

El dueño principal de OHL, Juan Miguel Villar Mir, ex funcionario en el último gobierno franquista, con título de marqués y amigo de la casa real de España, es el sexto hombre más rico de España y enfrenta en su país “seis procesos judiciales abiertos -cinco por corrupción relacionada con el Partido Popular- que le obligan cada poco a darse un paseo hasta la Audiencia Nacional” (El Salto Diario, 24 abril 2018). Uno de estos casos es la llamada Operación Lezo, en la que aparece CPVM implicada en la triangulación de dinero de México a Suiza y luego a España, para pago de sobornos.

 

De acuerdo con las investigaciones judiciales, el empresario Adrián de la Joya reconoció ante un juez el 20 de abril de 2017 “que el yerno de Juan Miguel Villar Mir [Javier López Madrid], dueño del grupo OHL, le transfirió [en noviembre de 2007] 1.4 millones de euros en concepto de comisión para hacerlos llegar al ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, por la operación de adjudicación del contrato de obra y posterior concesión del tren entre las localidades madrileñas de Móstoles y Navalcarnero” (El Mundo, 25 abril 2017). Ese dinero salió de CPVM, según este documento compartido por Paulo Diez Gargari para esta investigación, un abogado que ha denunciado múltiples irregularidades en la operación de OHL en México.

Acusan a CPVM de pagar sobornos. La justicia española CPVM, filial de OHL España, de triangular recursos para pago de sobornos. Fuente: Paulo Diez Gargari.

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil española siguió el rastro del dinero y ahora indaga quién dio la orden de emitirlo: “El 22 de noviembre de 2007, las filiales mexicanas Constructora de Proyectos Viales de México (CPVM) y OHL Sucursal México giraron sendas transferencias por un importe de 2.5 millones de dólares a una cuenta del banco suizo Anglo Irish Bank cuyo titular era Lauryn Group Inc. Transferencias soportadas por facturas de trabajos presuntamente realizados por Lauryn”. OHL México destinó 1.5 millones de dólares para este propósito, en tanto que CPVM depositó un millón de dólares a Lauryn, una supuesta consultora con sede en Panamá que presuntamente prestó servicio de “búsqueda y contratación de personal”, entre otros para las fases II y III del Circuito Exterior Mexiquense (El Confidencial, 15 febrero 2018).

 

Por este caso están imputados tanto el principal accionista de OHL, Juan Miguel Villar Mir como su yerno López Madrid, incluso tomaron sus huellas dactilares para compararlas con las que aparecen en el documento referido. La justicia española que investiga este caso considera probado que los 2.5 mdd que salieron de CPVM y OHL México se destinaron al pago de sobornos.

Todas estas evidencias fueron negadas por CVPM en respuesta a un cuestionario enviado por el equipo que realizó esta investigación. Sostuvo que “en ningún caso el Grupo OHL o sus filiales pagan sobornos a ningún partido político ni gobierno ni particulares”, y afirmaron que OHL no tiene ninguna imputación en España. También afirmaron que no tiene relación ninguna con el ex presidente Enrique Peña Nieto, con el ex titular de SCT Ruiz Esparza, e incluso con Emilio Lozoya Austin.

 

En respuesta a este reportaje, CPVM-OHL sostuvo que “la relación que existió entre Emilio Lozoya Austin y OHL México, que en 2018 fue vendida a IFM y pasó a denominarse Aleática México, se limitó estrictamente a su participación como consejero independiente de OHL México desde el mes de octubre de 2010 y hasta el mes de abril de 2012. Durante el plazo en que fungió como consejero independiente, el Sr. Lozoya Austin no tuvo ningún cargo o responsabilidad ejecutiva, de acuerdo con el evento relevante enviado a la CNBV por parte de Aleática México (https://inversionistasmx.aleatica.com/evento-relevante-060619/). Durante dicho periodo no se originó ninguna nueva concesión para OHL México, ni fue aprobada inversión relevante alguna”.

 

Como se explica en este reportaje, OHL México era filial de OHL España, mientras que CPVM, sigue siéndolo. La respuesta enviada por la constructora no toma en cuenta los audios donde quien fuera presidente de OHL México, José Andrés de Oteyza, revela que Emilio Lozoya, intervino para que la filial de la empresa española ganara un contrato millonario de la Comisión Federal de Electricidad.

OHL México

En México, OHL y sus filiales han sido de las empresas favorecidas con más contratos en los gobiernos de Peña Nieto, primero en el Estado de México (2005-2011) y posteriormente ya en la presidencia de la república. A comienzos de 2018 OHL México tenía siete concesiones de autopistas de peaje (Circuito Exterior Mexiquense y Viaducto Bicentenario entre las más importantes) y del aeropuerto internacional de Toluca, Estado de México. Según el reporte que presentó a la Bolsa Mexicana de Valores por el ejercicio 2017 y a accionistas, esas concesiones implicaban una inversión de 72,701 mdp ( 3,700 mdp). Pero estos montos no consideran otros contratos en obras, como los obtenidos por CPVM o contratos en el sector energético. Sólo en el primer año de la presidencia de Peña Nieto, esta empresa consiguió siete contratos en Pemex por 41,594 mdp (2,127 mdd) (Reforma, 14 julio 2014).

 

La obtención de contratos se debe a una estrategia de negocios que combina la “práctica generalizada” de pago de sobornos para ganar contratos, según definición de la justicia española, y el establecimiento de vínculos y relaciones mediante la contratación de políticos y funcionarios públicos como directivos o consejeros, como señaló en entrevista para este reportaje Paulo Diez Gargari, un abogado que ha seguido los pasos de OHL en México. La propia empresa ha admitido  en reportes financieros o en declaraciones de altos funcionarios que ha incurrido en prácticas indebidas para hacer negocios.

 

En el informe anual 2017 de OHL México a sus inversionistas, advirtió que no puede asegurar que alguno de sus directivos hubiera realizado pago a funcionarios para obtener contratos: “La Ley Federal Anticorrupción en Contrataciones Públicas y otras leyes similares prohíben a las empresas o sus intermediarios la realización de pagos a funcionarios de gobierno con el fin de obtener beneficios económicos. La Compañía no puede asegurar que sus políticas y controles internos sean efectivos para impedir la realización de este tipo de actos por sus empleados o factores”.

 

Sergio Hidalgo Monroy Portillo, director general de OHL México en 2017, admitió que existía una cultura de la corrupción al interior de la empresa y aseguró que han emprendido acciones para corregirla (Milenio Diario, febrero de 2017).

 

Esto, tras la salida de José Andrés de Oteyza de la dirección de la empresa después del escándalo ocasionado por la filtración de audios en los que se escuchó a directivos de la compañía afirmar que se reunían con las más altas autoridades del gobierno para gestionar sus contratos e incluso ofrecen recompensas a algunos de ellos por las gestiones recibidas.

 

En una de esas grabaciones, De Oteyza afirma que acompañó al presidente de la matriz de OHL, Villar Mir, y acordaron la gestión de los contratos del Tren Ligero de Guadalajara y del tren a Toluca directamente con el presidente Peña Nieto. Este encuentro ocurrió el 6 de abril de 2015. En un audio anterior, De Oteyza le confesó a su interlocutor que fue el propio dueño de OHL, Villar Mir, quien le pidió que solicitara el encuentro con el presidente de México.

 

Desde su llegada a México en 2003, OHL ha seguido una estrategia para hacer negocios mediante la vinculación entre personajes con vínculos políticos. Entre ellos se encuentra el presidente de OHL de 2005 a 2016, José Andrés de Oteyza, quien fuera secretario de Estado en el gobierno de José López Portillo (1976-1982) y reconocido amigo del ex gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, padre del actual gobernador del mismo nombre y de la misma entidad federativa.

 

Otra contratación estelar por parte de OHL fue Emilio Lozoya Austin, consejero de la empresa de 2010 a 2012, quien posteriormente se incorporó al equipo de la campaña presidencial de Peña Nieto y luego fue nombrado director de Pemex.

 

Ex secretarios de Estado o altos funcionarios del gobierno federal mexicano también han formado parte del elenco de directivos de OHL en México, como Carlos Ruiz Sacristán, ex secretario de Comunicaciones y Transportes durante el sexenio de Ernesto Zedillo, y Jesús Reyes Heroles González-Garza, ex embajador, ex director de Pemex, y miembro del gabinete en distintas administraciones federales.

OHL: puerta giratoria. OHL México contrató a varios políticos y ex secretarios de gabinete en su “gobierno corporativo”. Fuente: Informe de OHL MX 2011.

Las denuncias judiciales en contra de OHL en España y México, las acusaciones de sus competidores y los hallazgos de este reportaje revelan un patrón o una estrategia de negocios que se beneficia del fenómeno de la “puerta giratoria”: la contratación de políticos que dejaron de ser funcionarios o que luego de pasar por OHL regresan al servicio público y así obtener el máximo provecho de contactos y relaciones de los políticos que formaron parte de la nómina de la empresa, lo que en ocasiones los pone por delante de sus competidores por contratos públicos.

 

Uno de los que regresó al servicio público es Emilio Lozoya, quien se incorporó al área de asuntos internacionales del equipo de la campaña presidencial de Peña Nieto en 2012. Ya en la presidencia, Peña Nieto lo nombró director de Pemex. Sobre Lozoya pesan varias denuncias por presuntos casos de corrupción. Se le acusa de recibir 10 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht; de la compra a sobreprecio de la planta de fertilizantes Nitrogenados como director de Pemex, y de recibir dinero de OHL y de Infoglobal, una empresa de López Madrid, yerno de Villar Mir, accionista principal de OHL.

 

La FGR investiga a Emilio Lozoya por tres delitos: delincuencia organizada, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita por el caso Odebrecht. En mayo de 2019 la FGR cateó domicilios del ex director de Pemex, sin localizarlo, por lo que el 29 de mayo solicitó a la Interpol la emisión de una ficha roja mediante la cual se solicitó a policías de 190 países la detención del inculpado y su extradición a México.

 

México: “la mina de oro de OHL”

 

OHL España llegó a México en 2003 proponiendo al gobierno del Estado de México un “proyecto no solicitado”: construir el Circuito Exterior Mexiquense (CEM) que “es la gran mina de oro de OHL”, según Paulo Diez Gargari en entrevista para este reportaje. CPVM, la división de construcción en México de OHL España nació en 2005 a partir de un razón social fundada hace 40 años, el 5 de julio de 1979, por Carlos Hank González, ex gobernador del Estado de México, ex regente de la Ciudad de México y patriarca del Grupo Atlacomulco.

 

La familia Hank González es un clan político-empresarial pilar del grupo Atlacomulco, una red política informal a la que han estado afiliados los gobernadores del Estado de México y altos servidores públicos del gobierno federal, como Peña Nieto. Miembros del grupo Atlacomulco han detentado el gobierno desde al menos cinco décadas en el Estado de México.

 

En julio de 1979 Hank González estampó su firma como presidente de la sociedad Grupo Comercial Reforma SA de CV junto con Eduardo García Villegas, hoy notario y ex esposo de la titular de gobernación Olga Sánchez Cordero. La última vez que Hank González participó en una asamblea de la empresa fue el 16 de mayo de 1994.

 

Con el paso del tiempo la empresa cambió de nombre, pero sin cambios en el consejo de administración. En 1979 cambió a Grupo Comercial Reforma SA de CV y un año después, en diciembre de 1980, pasó a llamarse Grupo Comercial Hermes, SA de CV. Una década después, en marzo de 1990, se fusionó con la empresa Voltex, SA de CV y en 1991 hizo lo mismo con Dante Inmuebles SA de CV, conservando el nombre de Hermes. Fue hasta el mes de marzo de 1992 cuando la empresa volvió a cambiar de nombre: desde ese momento y hasta 2005 la sociedad se denominó Olimex SA de CV. Su nuevo presidente fue Carlos Olimón Meraz, yerno del Profe Hank González.

 

El 10 de octubre de 2005 desapareció Olimex con la compra de la sociedad accionaria por parte de OHL, que la convirtió en Constructora de Proyectos Viales de México (CPVM); sus principales directivos eran a la vez directivos en OHL México. Bajo ese contexto, CPVM termina como una de las firmas con mayores responsabilidades en la ejecución del contrato del Tren Ligero.

 

La divulgación de los audios de conversaciones entre directivos de OHL o con altos funcionarios del gobierno mexicano significó un golpe prácticamente mortal para la división de concesiones de OHL en México.

 

A pocos meses de la difusión de las conversaciones, OHL destituyó a varios directivos, entre ellos a su presidente José Andrés de Oteyza. El 29 de abril de 2016 se anunció la salida del ex ministro del gabinete del presidente López Portillo, quien fue pilar para que la empresa española se convirtiera en una constructora favorita de los gobiernos en el Estado de México y posteriormente en la presidencia de Peña Nieto. Dos años después, en 2018, un fondo de inversiones australiano, Global Infrastructure Fund (IFM, por siglas en inglés) adquirió la división de concesiones de OHL global, y el 9 de julio del mismo año se anunció la salida de OHL México para dar paso a Aleatica. Sin embargo, Constructora de Proyectos Viales de México (CPVM) se mantiene como “sociedad dependiente” de OHL España con el control del 100 de sus acciones, según consta en el Informe Global OHL de 2018.

 

Y es mediante CPVM que OHL España se vio favorecida con dos ventajosos contratos en la Línea 3.

 

Los audios que incriminaron a OHL

 

Algunos ejemplos explícitos de cómo OHL aprovecha los contactos y gestiones de quienes fueran sus empleados quedaron revelados en la difusión anónima de una decena de audios filtrados a la plataforma de Youtube, en 2015.

 

En uno se escucha una conversación del 31 de marzo de 2015 a las 15:31 horas, donde el entonces presidente de OHL, José Andrés de Oteyza, presume a Jesús Campos (JC), Director Técnico de OHL México, que gracias a la gestión de Emilio Lozoya (entonces director de Pemex) ante Enrique Ochoa Reza (entonces director de la CFE), OHL ganó una licitación por 7,877 mdp (402 mdp) para obtener el contrato de construcción de la Central de Ciclo Combinado Empalme 1, en Sonora.

Los audios parecían confirmar las prácticas empresariales de OHL, de aprovechar sus vínculos con ex directivos o consejeros, vinculados al gobierno, para obtener contratos. OHL México emitió comunicados a la Bolsa Mexicana de Valores el 11 de mayo y el 8 de julio de 2015. La empresa sostuvo que se trataba de “grabaciones ilegales y manipuladas”, pero no negó que las voces fueran auténticas.

 

 

 

.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies