Fronteras abiertas en Turquía
Fotografía: AFP
Ankara, Turquía.

Turquía mantendrá abiertas sus fronteras hacia Europa para dejar que pasen los migrantes hasta que obtenga una respuesta “concreta” de la Unión Europea a sus exigencias, dijo este miércoles el presidente Recep Tayyip Erdogan.

“Mantendremos las medidas actualmente en vigor en la frontera hasta que las expectativas de Turquía (…) reciban una respuesta concreta”, dijo el mandatario.

Erdogan citó varias de sus demandas, como un mayor apoyo financiero de Europa, que no se exija visado europeo a los turcos, se abran nuevos capítulos en el proceso de adhesión de Ankara a la UE, que están en punto muerto o se modernice la unión aduanera.

“No pedimos limosnas a nadie. Lo que queremos es que las promesas se mantengan”, dijo Erdogan.

El martes, el presidente turco indicó que esperaba progresos en estas cuestiones durante una cumbre del Consejo europeo que se celebrará el 26 de marzo.

Además, Erdogan anunció que recibirá el 17 de marzo en Estambul a la canciller alemana, Angela Merkel, y al presidente francés, Emmanuel Macron, para conversar de estas cuestiones.

A finales de febrero, Turquía abrió sus fronteras hacia Europa, lo que provocó que miles de migrantes se concentraran en la frontera con Grecia. La situación recordó a Europa la crisis migratoria de 2015.

En su discurso del miércoles, Erdogan criticó el comportamiento de las autoridades griegas, que impiden violentamente que miles de extranjeros entren en el país y aseguró que no tiene “ninguna diferencia con lo que hacían los nazis”.

“No hay ninguna diferencia entre lo que hacían los nazis y las imágenes que nos llegan de la frontera griega”, dijo el mandatario, calificando a las autoridades griegas de “bárbaras” y “fascistas”.

La UE acusó a Erdogan de hacer “chantaje” con la cuestión migratoria e instó al país a respetar los términos de un acuerdo UE-Turquía firmado en 2016 que prevé que los migrantes se queden en Turquía a cambio de una ayuda financiera europea.

Pero Ankara considera que es necesario actualizar el acuerdo con los últimos acontecimientos en Siria, sobre todo en la provincia de Idlib, al noroeste del país.

En esta zona un millón de personas se han visto desplazadas debido a los combates desde diciembre.

Turquía ya alberga a 3.6 millones de sirios en su territorio y teme que este número aumente debido a la crisis humanitaria en Idlib.