IPEJAL adquiere tierras en Santa Cruz a sobreprecio

Contratos de compraventa entregados por ejidatarios, de los cuales este medio de comunicación tiene copia, comprueban que los encargados de adquirir las tierras a nombre de la empresa pagaron a los ejidatarios entre 30 y 70 pesos por metro cuadrado

0
41
Guadalajara, Jalisco.

El Instituto de Pensiones del Estado (IPEJAL) compró a sobreprecio las tierras que ahora forman parte del patrimonio del fideicomiso, que mantiene con la empresa Santa Cruz Inmobiliaria de Chapala SA de CV, para la construcción de un complejo habitacional turístico en el ejido Santa Cruz que, por cierto, ni siquiera ha iniciado.

Contratos de compraventa entregados por ejidatarios, de los cuales este medio de comunicación tiene copia, comprueban que los encargados de adquirir las tierras a nombre de la empresa pagaron a los ejidatarios entre 30 y 70 pesos por metro cuadrado, no obstante, el IPEJAL confirmó a través de una solicitud de transparencia que desembolsó $102.50 pesos por metro cuadrado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el  informe entregado por el IPEJAL bajo el expediente IPEJAL/UT/891/19 se puntualiza que hasta el último día de agosto del 2019, el patrimonio del fideicomiso sumaba 315 hectáreas, y por las que el Instituto erogó 323 millones 707 mil 558 pesos.

View Fullscreen

Entre las tierras integradas al patrimonio del fideicomiso se encuentran 130 hectáreas que fueron escrituradas a nombre de la empresa en septiembre del 2014, y por las que Pensiones pagó 133 millones de pesos. El problema es que por este predio la asamblea ejidal recibió mucho menos dinero: 39 millones de pesos, lo que significa que se les pagó a 30 pesos el metro cuadrado a los ejidatarios.

Las 130 hectáreas pertenecen a El Cerro del Junco mismas que forman parte del uso común del ejido, por lo que no debieron desincorporarse, no obstante, aseguran ejidatarios que el entonces comisariado ejidal acordó con la empresa asignar a 19 personas como avecindados y entregarles estas tierras a cambio de los 39 millones de pesos.

Así lo declararon en entrevista ejidatarios inconformes que prefirieron guardar el anonimato.

“Supuestamente el inversionista el notario público de la 76 le entregó al comisariado ejidal un cheque por 39 millones de pesos. De esos 39 millones de pesos que supuestamente pagaron por El Cerro del Junco, pero que nadie estuvo de acuerdo solo 36 personas no son la mayoría de 167 entonces, estuvieron dando una chequera personal del presidente y del tesorero”, afirmaron.

Es decir, el IPEJAL pagó 94 millones de pesos más de lo que realmente recibieron los ejidatarios a cambio de esas tierras que desincorporaron del ejido. Lo anterior, es importante porque el contrato del fideicomiso establece que por cada terreno adquirido para la construcción del desarrollo, el Instituto pagará la mitad, y la empresa Santa Cruz Inmobiliaria de Chapala, pondrá la parte restante.

El Fideicomiso refiere que la empresa es la encargada de adquirir las tierras, tramitar los estudios de factibilidad e impacto ambiental, así como gestionar los permisos de lotificación, usos de suelos y urbanización, entre otros.

– Cheques sin fondos y falta de pagos –

Jesús Arias Morando, ejidatario de Santa Cruz decidió vender 2.4 hectáreas. Firmó el contrato de compraventa el 5 de diciembre del 2013, por un millón 682 mil 694 pesos. Acordaron que le pagarían a 70 pesos el metro cuadrado.

Ese mismo día recibió un adelanto por 336 mil 538 pesos, y en una segunda exhibición le prometieron completar el pago. Sin embargo, cuando intentó cobrar el siguiente cheque se encontró con la sorpresa de que no tenía fondos. El ejidatario, finalmente consiguió que le pagarán por completo sus parcelas un año y dos meses después, según revelan copias de los cheques en poder de este medio.

El caso de Jesús Arias, no es el único. Las parcelas de María Guadalupe Esqueda Arraiga también fueron pagadas por 70 pesos el metro cuadrado, según se detalla en los documentos en poder de los ejidatarios, de los cuales se tienen copia.

El caso de Martha Rodríguez, es revelador. A ella aún le deben por la venta de 2.5 hectáreas. Pero además sus tierras fueron desincorporadas del Registro Agrario sin su consentimiento, según se lee en una misiva que interpuso ante la autoridad.

“Me presento ante usted para solicitar de la manera más atenta se me expidan copias debidamente certificadas de los documentos que sirvieron de base para que se recogiera mi título de propiedad del ejido de Santa Cruz de la Soledad, municipio de Chapala, Jalisco. Ya que en ningún momento he otorgado poder alguno y al acudir a esta delegación me informan que mi título ya fue entregado con poder notarial”, se advierte en la carta dirigida al entonces delegado del Registro Nacional Agrario, José Apolinar Alatorre.

Ejidatarios entrevistados señalaron que compradores de las tierras en conjunto con un fedatario, hicieron uso de “artilugios para poder obtener las tierras del ejido”afirman los ejidatarios de Santa Cruz–.

“La persona que estaba como inversionista, que nosotros desconocíamos, era el notario 76 de Guadalajara, que es Pablo Prado Blagg, se hacía pasar como inversionista pero en realidad era un notario el que les hacia todas las tranzas, y todos los poderes”, denuncian los ejidatarios entrevistados.

Cabe resaltar que los ejidatarios interpusieron ante el Tribunal Agrario competente juicio de nulidad para evitar la desincorporación de las 130 hectáreas. No es la primera vez que el Instituto de Pensiones ha sido señalado por realizar inversiones fraudulentas y compras a sobreprecio en ellas. Entre los fideicomisos irregulares que mantiene está el de las Villas Panamericanas y el de Chalacatepec.

Desde hace quince días este medio de comunicación solicitó entrevista al Instituto de Pensiones de Jalisco, sin embargo, debido a los filtros de comunicación social no se obtuvo respuesta al cierre de edición.